Nuestra Calle de la compañía


“Salamanca que enhechiza la voluntad de volver a ella a todos los que la apacibilidad de su vivienda han gustado”, esta frase, que se encuentra en el relato de Miguel de Cervantes El Licenciado Vidriera, define de una manera simple y precisa el sentimiento que todo ciudadano de Salamanca tiene, ha tenido o tendrá a lo largo de su vida.

Ciudad monumental, ciudad cultural, ciudad dorada en sus piedras. Salamanca no deja indiferente a nadie, ciudadanos y turistas pisan sus calles con el asombro de estar en un emplazamiento mágico, cautivador y, a veces, misterioso. Esta ciudad, no solo patrimonio de la humanidad sino también creación y desarrollo de la misma, vuelve a ser un día más centro de la cultura más sofisticada; ciencia, ideas, ambiciones y aspiraciones estarán reunidas en un emplazamiento del mismo nivel; La calle de la compañía, quizá la calle más identitaria de la cultura salmantina; historia, tradición, humanidad y saberes forman parte de ella. Unamuno decía de esta, -debido a que es uno de los más recurridos marcos de procesiones-: “La ciudad de Salamanca, y en ella muy especialmente, la calle llamada de la Compañía, parece un escenario secular, en piedra de oro, para las representaciones anuales del Drama de la Pasión y Acción de Nuestro Señor, que es el fondo de la historia que no pasa sino queda. En estas representaciones se han re-creado generaciones de salmantinos.” Curioso es recordar que dos de sus viviendas están en calles próximas (Calle Bordadores y Calle Libreros).

Y aquí nos ubicamos, en la calle llamada de la compañía, y dentro de esta, en el edificio que le da nombre a dicha vía, en La Clerecía, llamada antiguamente Real Colegio del Espíritu Santo de la Compañía de Jesús, precisamente por esto último debe su nombre la calle. Edificio difícil de pasar por alto, imposible no detenerse a observarlo al cruzar enfrente de sus puertas. En muchos aspectos, según Ubaldo de Casanova y Todolí, la obra cumbre del barroco universal. Grandeza, debida a su belleza, tamaño o complejidad; 226 kg pesaban las llaves de sus cerraduras.

Por dentro y por fuera, desde su planta hasta su espadaña, no hay resquicio para mostrar desprecio alguno por esta obra. Las torres y sus columnas, las salas y sus capillas, los escudos y sus insignias, las esculturas y sus detalles, su claustro, su presencia, su historia…

Los organizadores de TEDxCalledelaCompañía, no hemos sentido más que orgullo, al poder ver confirmada nuestra petición de realizar este evento, en tan digno emplazamiento. Aliciente personal que, además de contar con la belleza patrimonial, es sede de nuestra alma mater, la Universidad Pontificia de Salamanca.

Todos los asistentes, ponentes, y miembros del equipo de este TEDx, podremos disfrutar al tomar parte de la historia, sentándonos a escuchar las deseadas charlas en un emplazamiento único. Construyendo el futuro, conociendo, respetando y admirando el pasado, teniendo en el presente grabadas estas ideas, ya que no hay forma más firme de construir el futuro, que conociendo y respetando nuestro pasado…

.


 

.

Ivan García

Anuncios

Un comentario en “Nuestra Calle de la compañía

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s